En busca de nuevas formas de vida

«Saber si estamos solos en el universo es una de las grandes preguntas que se ha hecho siempre la humanidad y por el hecho de poder responderla merece la pena el esfuerzo». Para la investigadora del Departamento de Planetología y Habitabilidad del Centro de Astro-biología, Olga Prieto, uno de los principales objetivos de la exploración marciana es, sin duda, la posible presencia de vida.

Las continuas misiones que se han realizado en los últimos años están justificadas, según Prieto, por la variedad de zonas que hay que explorar para conseguir este objetivo. «Hemos caracterizado algunas zonas del planeta y a nivel global tenemos bastante información sobre cómo es, pero tenemos poca información sobre su habitabilidad o si pudo o puede albergar vida», explica. Así que «tenemos que seguir explorando, especialmente las zonas que tienen más potencial».

El problema es que algunas de las áreas con mayor potencial son de difícil acceso y la mayoría de las naves de exploración no podían aterrizar en ellas, algo que ha cambiado en los últimos años, según Agustín Sánchez, director del Grupo de Ciencias Planetarias de la Universidad del País Vasco. «La tecnología va avanzando y cada vez enviamos robots más sofisticados que son capaces de hacer más cosas en Marte». 

Dos de esos robots son el Marte 2020 y el ExoMars, que está siendo desarrollados por la NASA y la ESA respectivamente. El primero aterrizará a finales de 2020 en el cráter Jezero, una zona que en el pasado albergó un lago, mientras que el europeo aterrizará en uno de los canales de la superficie marciana. Ambas son zonas que han contenido agua y que aún pueden esconder restos de vida. «Ahora ya tenemos tecnología para controlar la nave en el descenso y dejarla en estos puntos a los que antes no podíamos ir», afirma Sánchez.

Para este catedrático de astrofísica, encontrar nuevas formas de vida o pruebas de su existencia pasada también es uno de los principales motores de la exploración marciana. «Sería el mayor descubrimiento científico de la historia de la humanidad», afirma con rotundidad. Además, si las formas de vida descubiertas fueran diferentes a las de la Tierra, «las posibilidades que se abrirían para la biomedicina es algo que ahora mismo no podemos ni vislumbrar» y «ya con eso está justificado todo lo que se está haciendo en Marte».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s